A menudo las personas que padecen de alcoholismo se niegan a reconocerlo. Es cierto que es una enfermedad mental y por ende es complejo que uno por sí mismo pueda reconocer algo que es intrínsecamente subjetivo, o dicho de otro modo, que es relativo al modo de pensar de la persona que lo padece, y se pueda observar a sí mismo padeciendo esta patología, o sentir la necesidad de dejar el alcohol, y comenzar a buscar un centro de desintoxicación

En este artículo, trataremos de explicar qué es el alcoholismo, basándonos en las definiciones en manuales médicos y psiquiátricos. Revisaremos sus principales síntomas a nivel psíquico, psicológico y físico. Veremos también qué es un consumo de riesgo para la salud y podrá realizar dos de los cuestionarios más utilizados para la detección y diagnosis del alcoholismo.

¿Qué es el Etanol y por qué lo nombramos?

Desde muy temprano en la historia del hombre ha usado sustancias con fines medicinales, placenteros, para dar cumplimiento a ritos de la época o simplemente para modificar la percepción de la realidad, en la constante búsqueda de apartarse del sufrimiento, sea físico, psíquico, social o espiritual.

Una bebida alcohólica es una bebida que contiene etanol de forma natural o añadida, y cuya concentración sea igual o superior al 1 por ciento de su volumen: por ejemplo en la cerveza 5% (aprox). No obstante, las bebidas denominadas «0,0» o «sin alcohol» no están exentas de éste, pues su concentración de alcohol es inferior a ese 1 por ciento, y por ello son denominadas comercialmente «sin alcohol». Sí, las bebidas llamadas sin alcohol o 0,0 contienen alcohol. 

El etanol es una droga

 

Es la única droga de consumo legal y no médico, capaz de provocar una afectación de la conciencia, la personalidad y la conducta, de igual nivel que la producida por otras sustancias psicoactivas de poder adictógeno (cocaína, heroína, etc).

Además es una sustancia que afecta al cerebro y a la mayoría de los órganos del cuerpo. Su consumo afecta al consumidor mismo y a quienes lo rodean, por estar relacionado con violencia familiar, accidentes fatales de tránsito (tanto para pasajeros como peatones) y violencia interpersonal.

Al contrario de las creencias populares, el alcohol es depresora del sistema nervioso central, con capacidad de causar dependencia y alteraciones psíquicas y físicas, e incluso la muerte. 

Definición de dependencia o adicción

El alcoholismo o dependencia del alcohol, es una enfermedad crónica que desarrollan algunas personas y produce un consumo incontrolado por el alcohol.

  • OMS

La OMS en 1976 acuñó el término de síndrome de dependencia alcohólica que corresponde a “un estado psíquico y habitualmente también físico resultado del consumo de alcohol, caracterizado por una conducta y otras respuestas que siempre incluyen compulsión para ingerir alcohol de manera continuada o periódica, con objeto de experimentar efectos psíquicos o para evitar las molestias producidas por su ausencia”.

  • CIE-10

En el CIE-10 (Décima revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades y Trastornos relacionados con la Salud Mental) realizada por la OMS en 1992, podemos encontrar términos como el abuso de alcohol, alcoholismo, adicción (drogadicción) y trastorno por consumo de alcohol, pero centra su atención en síndrome de dependencia y dependencia del alcohol.

Para el CIE 10 (F10.2) el alcoholismo es un «Conjunto de fenómenos del comportamiento, cognitivos y fisiológicos, que se desarrollan por consumo repetido de la sustancia en cuestión, entre los cuales se cuentan característicamente los siguientes: un poderoso deseo de tomar la droga (alcohol también), un deterioro de la capacidad para autocontrolar el consumo de la misma, la persistencia del uso a pesar de consecuencias dañinas, una asignación de mayor prioridad a la utilización de la droga que a otras actividades y obligaciones, un aumento de la tolerancia a la droga (alcohol también) y, a veces, un estado de abstinencia por dependencia física».

  • DSM V

Otro manual para el diagnóstico es el DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, quinta edición) nos habla de trastornos por consumo de sustancias y trastornos adictivos (253), e incluyen por primera vez, el juego patológico (ludopatía). Y cita textualmente que «la palabra adicción no se utiliza como término diagnóstico en esta clasificación, aunque sea de uso habitual en muchos países para describir problemas graves relacionados con el consumo compulsivo y habitual de sustancias.

No hay una definición clara, ni mucho menos precisa para determinar qué es el alcoholismo.

Lo que si dejan bastante claro dos aspectos claves.

-Es una enfermedad.
Existen diversas problemáticas que afectan tanto a la mente como a los órganos físicos.

Por tanto, el alcoholismo o adicción al alcohol es una enfermedad, donde el paciente se caracteriza por la búsqueda y consumo compulsivo, más o menos incontrolable, de alcohol. En este caso, para salir de esta adicción recomendamos desde Centro Ádyton buscar la manera de dejar el alcohol cuanto antes. 

¿Cuando se padece de adicción

En investigaciones sobre supuestos genéticos, se identifican dos patrones de consumo o modelos de ingesta de alcohol que se asocian a factores hereditarios (US alcohol and Health, 1990), incluso se describen como tipo I y tipo II (Cloninger, 1981-1987)

Tipo l

Es el más frecuente y se iniciaría a los 25 años o más y aparecería su sintomatología explícita entre los 35 y los 40 años, tendría una baja repercusión en la conducta social, en su sentido amplio, pero sí existiría una vivencia de vinculación o dependencia con pérdida de control una vez iniciado el consumo y sentimientos de culpa, que se acompañarían de una alta prevalencia de enfermedades secundarias al alcoholismo, y de intensa problemática relaciónala de pareja y familiar, expresada psicológicamente. 


Tipo Il

Se presentaría antes de los 25 años se acompañaría de la búsqueda de bebidas alcohólicas y de la incapacidad de mantener la abstinencia, de intoxicaciones con embriaguez aparente o no, pero que modificarían sustancialmente la conducta y originarían problemas sociales y relaciones en todos los ámbitos. Existiría un constante intento de experimentar nuevas sensaciones. A veces puede coincidir o no con problemas médicos o de enfermedades alcohólicas secundarias.

Tipos o modelos de alcoholismo

Fuente: Tipologías o modelos de alcoholismo. Ref. US Alcohol and Health, 1990 (modificado)

Síntomas psíquicos

Como hemos podido observar, existen varios síntomas, o dificultades para determinar si una persona padece de dependencia al alcohol o alcoholismo, y esto los podemos resumir en los siguientes:

Deseo por consumir alcohol o «Craving«.

Compulsión por beber alcohol: esto se refiere a la necesidad imperiosa de ingerir alcohol, sea habitualmente o de manera periódica.

Conductas vinculadas a la ingesta de alcohol.

Cognición: aspectos de nuestra manera de pensar vinculadas a seguir bebiendo alcohol.

Dificultades para no beber o dejar de beber.

Persistencia en el consumo a pesar de las consecuencias dañinas. Éstas pueden ser, desde arrepentimientos, a problemas relacionados con la salud física, con la familia, pareja, trabajo, escuela, etc…

Prioridad al consumo antes que a otras tareas u obligaciones.

Tolerancia al alcohol: pueden beber más o necesitan beber más para obtener los efectos deseados. A veces, esto puede darse en efecto contrario; con poco alcohol ya lo obtienen.

Síntomas psicológicos

Existen numerosos síntomas psicológicos para las personas que padecen alcoholismo, pero algunos de los principales son los siguientes:

  • Apatía
  • Tristeza
  • Cambios de humor y/o emocionales
  • Culpar a los demás o a sí mismo de nuestra situación
  • Agotamiento mental
  • Pérdidas de memoria
  • Inmadurez emocional
  • Autoengaño 

Síntomas físicos

También hay aspectos físicos como el síndrome de abstinencia, también conocido como «mono«, que aparece cuando se deja de beber o ha pasado un determinado tiempo sin hacerlo. Se caracteriza por síntomas físicos como nerviosismo, temblores en las manos, cambios del estado de ánimo, el deseo por beber de nuevo (Craving), el delirium tremens e incluso la muerte.

Además, el alcohol posee una gran capacidad de causar un amplio daño en los tejidos del organismo.

Las complicaciones físicas que aparecen, de forma única o múltiples en bebedores, son numerosas. A continuación nombramos algunas de las más frecuentes.

Aparato digestivo:

En el aparato digestivo van desde la boca, esófago, estómago, hígado, intestino delgado y páncreas.

En el hígado, el más dañado, podemos encontrar desde Esteatosis hepática alcohólica (hígado graso), Fibrosis hepática, Hepatitis alcohólica (inflamación) y Cirrosis hepática alcohólica.

El etanol es responsable de una gran variedad de alteraciones pancreáticas que incluyen formas agudas y crónicas. Como la pancreatitis aguda o crónica.

Aparato circulatorio:

Los efectos del alcohol sobre el aparato circulatorio podríamos diferenciarlos en agudos y crónicos.

Entre los efectos agudos podríamos encontrar cardioestimulación y Arteriodilatación periférica.

Respecto a los efectos crónicos se dan a consecuencia de lesiones bioquímicas y anatómicas del miocardio, que en algunos casos provocan una cardiopatía alcohólica.

También puede afectar a las líneas celulares de la sangre, puede provocar alteraciones endocrinológicas y metabólicas, alteraciones muscoesqueléticas, alteraciones dermatológicas, trastornos en el sistema nervioso neurosiquiátricos, como los mencionados en la parte psicológica, pero también existen otros como la enfefalopatía menor, el síndrome de abstinencia menor y el delirium, éste último podría degenerar en la muerte sin no es tratado debidamente. 

Cáncer

Además es un factor de riesgo para el cáncer (Doll y Peto 1981). Y se han descrito asociaciones observacionales entre el consumo de cerveza y el cáncer colorrectal (Schatzkin, 1987). También es conocida la relación entre pancreatitis y cáncer de páncreas en el consumo de bebidas alcohólicas (Olsen, 1989; Klatsky, 1981). Y se ha relacionado el cáncer de mama (Villet, 1987) con la ingestión de bebidas alcohólicas.

Podemos ver que hay un amplio abanico de complicaciones que pueden aparecer con el consumo continuado de alcohol.

Cuando buscar un centro especializado en adicciones

 

Los síntomas descritos más arriba no indican si usted padece o no de alcoholismo. Meramente es informativo y nunca deben emplearse como método diagnóstico. Sin embargo, si usted o alguien de su entorno padece algunos de estos síntomas, ha de buscar un centro especializado en adicciones donde podrán orientarle mucho mejor a cerca de los tratamientos y de cómo proceder. Nunca intente dejar de beber alcohol por su cuenta. Usted puede estar en riesgo de sufrir los síntomas de la abstinencia al alcohol si deja de beber sin la atención médica adecuada.

Cuanto hay que consumir para saber el riesgo tóxico, la afectación orgánica o padecer una adicción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que no hay una cantidad “segura” por la cual no hayan riesgos, pero sin ser necesariamente alcohólicos, establece categorías de bebedores en función de la cantidad ingerida y el sexo.

UBE

Existe una medida determinada por la OMS para calcular la cantidad de alcohol ingerido denominada Unidad de Bebida Estándar (UBE), que en España equivale a 10 gramos de etanol puro. Se considera consumo de riesgo de alcohol aquel que supera los límites de 40 gramos de etanol al día para hombres adultos y 24 gramos de etanol para las mujeres, es decir mas de 4 UBEs y mas de 2 UBEs respectivamente, equivalente a un consumo semanal superior a 21 UBEs para varones y a 14 UBEs para mujeres.

Si la ingesta fuese en una única sesión, los límites del riesgo estarían en los 50 gramos para hombres y 40 gramos para mujeres por ocasión (atracón).

Consumo de riesgo

Calcular un UBE

Para calcular esta unidad (UBE) hay que tener en cuenta tres factores: el volumen, expresado en centilitros o c.c., la graduación alcohólica, expresado como grados (°) o como vol %, multiplicarlo por 0,8 que es la densidad del alcohol y dividirlo entre 100. Es decir, si una persona consume 100 c.c. de un vino con 13 grados (%, °) la cantidad de alcohol puro ingerido es: 10,4 gramos de alcohol puro o 1 UBE.

100 c.c. X 13 X 0,8 / 100 = 10,4 gramos de alcohol puro o el equivalente a 1 UBE

Unidad de Bebida Estandar (UBE)

Quién lo padecerá

No todas las personas que consumen alcohol necesariamente van a generar dependencia o alcoholismo. Pero para determinarlas, existen numerosos mecanismos para darnos una respuesta.

Los cuestionarios son herramientas útiles en la detección del consumo de riesgo, consumo perjudicial o alcoholismo, pero nunca deberán sustituir el diagnóstico por profesionales especializados.

CAGE

Uno de los instrumentos de detección, por su validez y brevedad es el CAGE (Rodríguez-Martos, 1989), con un conjunto de cuatro preguntas ofrece una primera exploración.

  1.  ¿Le ha molestado alguna vez la gente criticándole su forma de beber?
  2.  ¿Ha tenido usted la impresión de que debería beber menos?
  3.  ¿Se ha sentido alguna vez mal o culpable por su forma de beber?
  4.  ¿Alguna vez lo primero que se ha planteado por la mañana ha sido beber para calmar sus nervios o para librarse de la resaca?

AUDIT

También está el cuestionario AUDIT (OMS–CIE10–1996) sobre la dependencia al alcohol que puede realizar usted mismo.

No obstante, siempre es conveniente que lo realice bajo la supervisión de un profesional para un correcto diagnóstico y determinar cuando hay que buscar un centro de desintoxicación para dejar de beber.

Si usted o alguien de su entorno cree que podría tener problemas con el alcohol o el alcoholismo, en Centro Ádyton disponemos de los medios psicológicos, psiquiátricos y médicos para un correcto diagnóstico, evaluación y tratamiento para dejar de beber alcohol en Salamanca. Así como la recuperación del paciente tanto psicológica como físicamente, y socialmente. También ofrecemos asesoramiento gratis.

Fuentes

CIE 10 (pag 304) (Link)

DSM V (pag 27) (Link)

Cuestionario AUDIT online (Link)

OMS. Cuestionario de Identificación de los Transtornos debidos al Consumo de Alcohol, Pautas para su utilización en Atención Primaria (traducido al castellano por la Generalitat Valenciana (2001). Descargado 15/10/2020 (Link)

Test de CAGE online (Link)

Nicholas T. Orfanidis , MD, Thomas Jefferson University Hospital. Última revisión completa jul. 2019. Hepatopatía alcohólica. (Link)

BOE núm. 304, de 17 de diciembre de 2016. Real Decreto 678/2016, de 16 de diciembre, por el que se aprueba la norma de calidad de la cerveza y de las bebidas de malta.  (pag 3) (Link)

Ministerio de Sanidad (2007). Campañas 2007- Alcohol y menores. El alcohol te destroza por partida doble. (Link)

Ochoa Mangado E., Madoz-Gúrpide A., Muelas Vicente N. Diagnóstico y tratamiento de la dependencia de alcohol. Med. segur. trab. [online]. 2009, vol.55, n.214, pp.26-40. ISSN 1989-7790. (Link)

Bibliografía

National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. Tratamiento del alcoholismo: Cómo buscar y obtener ayuda (2015) Publicación del NIH No. 15–7974-S. Descargado 17/10/2020 (Link)

Miguel A. Martínez-González.(s.f.) Alcohol y salud publica. Descargado 26/10/20 (link)

CLONINGER, C. R. (1987) «Neurogenetic adaptive mechanisms in alcoholism», Science. Núm. 236, pág. 410-416.

González Menéndez R. Las adicciones ante la luz de las ciencias y el símil. La Habana: Editora Política; 2009.

Doll R, Peto R. The causes of cancer: quantitative estimates of avoidable risks of cancer in the United States today. J Natl Cancer Inst. 1981.

Olsen GW, Mandel JS, Gibson RW, Wattenberg LW, Shuman LM. A case-control study of pancreatic cancer and cigarettes, alcohol, coffee and diet. Am J Public Health 1989;79: 1016-1019.

Abrir el chat
Hola,
Puedes chatear con nosotros por whastapp o llamarnos al 651 59 25 21. ¡Te atenderemos encantados!